La lluvia respetó en buena medida el Día del Socio

A pesar de una mañana lluviosa, a la hora de entregar los bollos el tiempo mejoró y se pudo celebrar el día como viene siendo habitual.

Los hinchables se pudieron instalar, la música animó y las familias pudieron comer juntas. No hubo la misma cantidad de gente que en otras ocasiones, donde el sol animó al público a unirse a nuestra fiesta, pero fue un gran día para los que asistieron al evento y tanto niños como adultos disfrutaron del día hasta altas horas de la noche.

Sobraron más de 100 bollos que como todos los años se entregaron a la cocina económica.